Jóvenes – Confirmación

Ícaro - Matisse
Ícaro – Matisse

La vida del hombre consiste en el afecto que le sostiene
Y en el que encuentra su más plena satisfacción.

 

Sto. Tomás de Aquino.

 

El evangelio de San Juan nos habla de santo Tomás, una figura enigmática, porque todos vieron a Jesús resucitado, menos él, que dijo: si no veo, no creo; si no toco, no creo.

 

Conocemos muy bien a esta clase de personas; entre ellas también hay jóvenes. Son empíricos, fascinados por las ciencias en sentido estricto de la palabra, ciencias naturales y experimentales. Los conocemos; son muchos, y son de alabar porque este querer tocar, este querer ver indica la seriedad con que se afronta la realidad, el conocimiento de la realidad. Y, si en alguna ocasión Jesús se les aparece y les muestra sus heridas, sus manos, su costado, están dispuestos a decir: «¡Señor mío y Dios mío!» (Jn 20, 28).

 

Creo que muchos de vuestros amigos, de vuestros coetáneos, tienen esa mentalidad empírica, científica; pero, si en alguna ocasión pudieran tocar a Jesús de cerca, ver su rostro, tocar el rostro de Cristo, si alguna vez pudieran tocar a Jesús, si lo ven en vosotros, dirán: «¡Señor mío y Dios mío!» (Jn 20, 28).

 

Encuentro de Juan Pablo II con los jóvenes, 24 de marzo de 1994.

 

Los horarios de Catequesis de Confirmación de este año son:
Sábados a las 16:00.
(Cada año está sujeto a cambios horarios según las necesidades del grupo).

 

Dos o tres veces al trimestre realizaremos otro tipo de actividades y salidas complementarias de carácter cultural, musical y social.

 

Damos especial importancia formativa a la participación de los jóvenes en momentos relevantes de la vida parroquial.