Celebraciones

En esta parte del sitio podrá encontrar un listado de celebraciones, los horarios y protocolos necesarios para participar en las celebraciones de nuestra Parroquia.

 

Vidriera de la Catedral de Chartres
Vidriera de la Catedral de Chartres

Lo que nos une a todos como pueblo de Dios es la pertenencia al misterio de la Iglesia.

Ella es la fuente de nuestra personalidad y el determinante último y pleno de nuestra vocación.

La Liturgia es la humanidad que ha adquirido conciencia de la adoración a Dios como significado supremo suyo y del trabajo como acto de glora a Dios.

La Liturgia es el libro de los pobres de espíritu, de los que no inventan palabras.

La Liturgia es lo que el pueblo fiel cristiano sigue, lo que repite y lo que responde. Por eso es un ámbito de obiediencia. No hay camino sencillo para la conversián fuera de la obediencia del corazón. Es la palabra de Dios la que inicia en nosotros el movimiento de la conversión.

La Palabra del Señor es infalible, es precisa, y cambia el alma. Y la Liturgia es la Palabra del Señor historizada.

La conversión del corazón engendra la unidad de la persona. Fuera de ella, por mucha energía que tengamos, por mucha personalidad que creamos poseer, estamos divididos, fragmentados. Es el gran peligro del momento actual: el dualismo que separa a Cristo del mundo, a la comunidad del mundo, a la persona y su acción del mundo.

Esta conversión del corazón tiene un sólo cauce: La Liturgia. Y así, estemos donde estemos, brota el alba del nuevo mundo; es decir, comienza Su venida.

L. Giussani